Hoy entramos ya en harinas. Vamos a hablar del aumento de cilindrada.

El sistema más efectivo para esto consiste en aumentar el diámetro del cilindro. Realmente, bastan muy pocos milímetros para poder ver resultados sustanciales en el comportamiento del motor. Obviamente, a menos que tengamos una rectificadora en casa, necesitaremos llevar esto a un profesional, pero por un par de cientos de euros lo podemos conseguir. 

El consiste simplemente en rebajar las pareces del cilindro mediante la rectificadora. En el ejemplo de la figura, pasaremos de un diámetro de 64,60mm a uno de 66,60mm. Sólo 2 mm menos de diámetro, parece casi nada, pero como vemos en el problema, un motor tetra cilíndrico con 748,6cm3 y una carrera de 57,10mm por pistón, terminará teniendo casi 50cm3 más rebajando solamente 1mm de la pared del cilindro. 

Este método, es el más racional para aumentar la potencia, ya que no afecta a la armonía existente entre piezas del motor, pero requiere que hayamos encontrado previamente pistones de sobre medida compatibles con el rebaje que queremos hacer en el cilindro. Estos pistones deberán ser de un diseño similar, adaptados a ese diámetro de bulón y del mismo material a los que les hemos sacado al motor, ya que las dilataciones internas serán similares a los que tenía originalmente. De no ser así tenemos todas las papeletas para destrozar nuestro preciado motor.

Los cálculos, de hecho, los haremos sobre el pistón que queremos ponerle, ya que la tolerancia entre pistón y cilindro tendrá que ser de 0,035mm por regla general. ¿Conocéis la regla de medir dos veces y cortar una, no? Pues no hay que lanzarse a rebajar el cilindro sin saber exactamente el pistón que le vamos a poner. 

La propia casa fabricante suele tener pistones de sobre medida para motores que han tenido problemas de ovalización, pero las diferencias suelen ser mínimas con el original, por lo que el aumento de potencia será muy ligero. Lo mejor, si lo encuentras, es irse a kits de trucaje existentes que tienen sobre medidas más radicales y nos harán saltar al hiperespacio.

El segundo sistema para aumentar la cilindrada es  aumentar la carrera del pistón. Este tipo de modificación es más teórico que práctico, por lo que apenas se utiliza, además, un aumento de la carrera del pistón, conlleva un aumento de la velocidad del mismo, y si esta aumenta por encima de los 20m/s está comprobado que da problemas de sobrecalentamiento y por lo tanto, un desgaste prematuro de las piezas del motor. 

De todas maneras, dejad que os explique cuál es el proceso. En el motor de arriba que tenía una carrera de 57,10mm, digamos que aumentamos la carrera en 3,6mm. 57,10+3,60=60,70mm de carrera nueva. Como vemos en el cálculo de cilindrada, volveremos a ganarle casi 50cm3 a ese motor. 

¿Cómo conseguimos aumentar la carrera del pistón? En cigüeñales de varias piezas, se suele modificar la muñequilla (B) como veis, se fabrica un gorrón postizo que desplaza la biela en su parte más baja hacia el exterior de los contrapesos, y así podemos ver la diferencia en la carrera (A) con respecto al cigüeñal sin modificar.

Como ya comenté, el aumento de la carrera del pistón, no suele merecer mucho la pena, ya que es más complejo, más caro y potencialmente más dañino para el motor, pero si queréis un pepino de los que hacen historia, la combinación de estos dos métodos es una de las maneras de proceder.

Deja tu Comentario

WordPress Lightbox Plugin