El viernes estuvimos en el Oldies but Goldies de Las Ventas. Vimos grandes preparaciones y el escenario era imponente. Para alguien como yo que nunca había estado en Las Ventas, fue una grata sorpresa que se celebrara ahí. 

Como en todos los festivales hay cosas buenas, cosas mejores y cosas que no me gustaron tanto, pero hoy voy a hablaros de las motos, que es lo que nos interesa.

Ya subimos las fotos a Facebook para que vierais lo que se está haciendo, lo que se lleva y lo que se va a llevar. La diferencia entre una moto con modificaciones buenas y una ganadora de concurso, es la atención al detalle y había varias motos espectaculares con detalles por todas partes.

Como café racer de libro, me quedo con la Moto Guzzi 750 verde de Rua. Una autentica pasada, elegante y sexy, con la justa cantidad de crudeza y potencia y una pintura perfecta. Era una de esas motos que son perfectas para un anuncio de colonias con una tía bonita encima, pero que da pena sacar a la calle para que se manchen. 

 

Como elección personal me quedo con la Triumph roja de Café Racer Obsession. Era una customización que parecía “period correct”. No sabría decir exactamente de qué año era, parecía una Tiger, pero esa culata que parece de dos tiempos me despistó un poco. Era auténtica, simple, como habría sido una bobber en los años 50-60 con las piezas disponibles. La pintura no era una locura, pero el uso de pan de oro para poner Triumpth me encantó, y era una moto sin pretensiones (lo que ves es lo que hay) como a mí me gustan. 

 

Como ejercicio de ingeniería me quedo con la Yamaha con doble carburador y ruedas de Jaguar. Una locura que en la carretera debe ser incomodísima, pero que supo integrar esas ruedas monstruosas en un basculante y una tija monolever muy ingeniosos. Me gustó mucho el uso de la madera para los puños, una pena que no estuviera mejor tratada y también me gustó la manera de integrar la luz trasera. 

 

También fue un soplo de aire fresco ver customizaciones en motos de periodo de entreguerras. Es algo en lo que ya había pensado, pero que nunca había llegado a ver hecho. Quizá una posible moda futura, como la de modificar montesas y Bultacos que he estado viendo este verano. Muy interesante. 

 

Da gusto ver que hay pasión por las motos, y día a día aparecen grandes preparadores. Estamos sin duda en un mundillo apasionante.

Deja tu Comentario

WordPress Lightbox Plugin