Hoy voy a hablaros de la Idian más rápida de la historia. Si hay una moto legendaria, esa debe ser la “Munro special”.

Hablo por supuesto de la Indian Scout modelo G20 (1920-1927) que Burt Munro modificó por completo durante 47 años y que, en las salinas de Bonneville se convirtió en la moto de menos de 1000cc más rápida de la tierra. 

Una moto que compró en 1920 por 50$ y pasaría a ser icono de la velocidad, estableciendo el record imbatido para motocicletas de menos de 1000cc (288km/h en su carrera inaugural de 1962).

Fabricada íntegramente en un garaje de Invercargill, esta moto ya debería haber estado obsoleta para 1962, pero no solo se midió con otras creaciones de su categoría fabricadas con grandes presupuestos, sino que además, se las pasó por la piedra.

El modelo G20 de Munro, pasó por extensas modificaciones, tantas que al final ya quedaban pocas piezas originales o sin retocar. Inicialmente poseía un motor de 606cc, pero Burt fue modificándolo primero a 880cc y finalmente a 950cc.

Era famoso por experimentar con aleaciones caseras, utilizando metales de diferentes procedencias. Cuenta la historia que para fabricar sus pistones utilizaba el metal de una vieja tubería de gas, mezclándolo con otros pistones y hasta latas de sopa. Su método científico se basaba en el ensayo-error. Básicamente probaba las piezas que construía hasta que explotaban y pasaban a ser “ofrendas al dios de la velocidad”.

Llegó también a fabricar sus propias levas utilizando una lima de mano para definirlas, ¿Te lo puedes creer? Fabricó unas bielas para su motor con trozos de una ballesta de un coche Ford y eran tan buenas que soportaron durante 20 años las condiciones extremas de un motor de carreras. Alucinante.

Y esos son solo algunos ejemplos; este hombre modificó o fabricó las ruedas, las cabezas de los cilindros, el carenado y hasta su embrague entre otras muchas piezas. También pasó el motor de una configuración inicial con válvulas laterales a un modelo modernizado con válvulas en la culata. Un verdadero crak.

Su historia debería ser una inspiración para todos aquellos de nosotros que estamos esperando a que llegue el fin de semana para trabajar en nuestras motos. Cómo un hombre con recursos limitados, pero con mucho corazón, construyó el misil de carretera que se ganaría un lugar en la historia.

Para 1967, la Indian Scout con un desplazamiento aumentado hasta los 950cc estableció su record personal de 305,96km/h y pasó a la posteridad como la Indian más rápida del planeta. Record que aún no ha sido batido. Así nacen las leyendas.

Artículos Relacionados

Deja tu Comentario

WordPress Lightbox Plugin