En vista de toda la gente que nos pregunta cómo pueden traer al siglo XXI su viejo ‘pepinito’, hemos decidido escribir una serie de artículos ligeros para enfocar al mecánico de andar por casa en la dirección adecuada con su moto antigua.

En este segundo artículo, vamos centrarnos en algo que asusta bastante. La carburación!!!

Con la aparición de los sistemas de inyección y el relevo generacional entre los profesionales de la mecánica, cada vez hay menos mecánicos que sepan carburar bien, y los buenos, te lo cobran sabiendo que es un arte en extinción.

Uno de los mayores quebraderos de cabeza del mantenimiento general de motocicletas (particularmente las clásicas) es que se descarburan. Las vibraciones del motor, las fugas de vacío en las juntas y los componentes desgastados, hacen que los carburadores sean propensos a descompensarse.

Un carburador que no está bien ajustado, no hará bien la mezcla estequiométrica (relación ideal entre aire y combustible) y tendremos una perdida de potencia. Se pueden dar dos casos: una mezcla pobre, que producirá un aumento de temperatura de culatas, pudiendo dañar el motor con el tiempo. O una mezcla demasiado rica, que produce un consumo excesivo de combustible y puede terminar dañando las bujías entre otras cosas.

Los cambios en filtros de aire y de sistemas de escape

A parte de los problemas de carburación normales, últimamente nos estamos encontrando con los problemas generados por la nueva ola de customizaciones.

Los cambios en filtros de aire y de sistemas de escape, muy popularizados hoy día con las Café Racer, a parte de ser estéticos, producen cambios en la mezcla estequiométrica, particularmente empobrecen la mezcla. Al respirar mejor, el motor necesita mayor cantidad de combustible para tener una mezcla ajustada.

Esas modificaciones, cuando se hacen de manera equilibrada, producen un incremento de potencia del motor, ya que es capaz de aspirar más aire con combustible. Pero tienen que estar bien hechas ¿A qué me refiero con estar bien hechas?

En ciertos casos, el filtro del aire ya estará optimizado para un modelo de moto determinado, como nuestros filtros para HD, pero en la mayoría de veces, los filtros universales, van a requerir como mínimo re-carburar. Aun así, es posible que haga falta cambiar los jets de tu carburador para que sea capaz de difuminar una mayor cantidad de combustible.

¿Cómo saber si tu moto necesita una carburación?

Hay señales muy claras. Si tu moto no es capaz de mantener un ralentí estable, si se producen detonaciones en determinados regímenes de vueltas altos, si le falta potencia al acelerar…son señales claras de que algo pasa.

Puede ser algo tan simple como ajustar los tornillos de la mezcla y del ralentí, algo más serio como desmontar tu carburador y cambiar juntas, o algo complicado, como modificar tu carburador. Este ultimo caso es el que ocurre cuando modificas tu moto con filtros y escapes muy extremos.

¿Qué se podría hacer para que sea más fiable?

La manera más simple de que tu misil de carretera carburado sea fiable, es mediante un mantenimiento regular y cambiando cada pocos años las juntas y los retenes. Para ello existen kits de carburación específicos para cada carburador.

No es muy complicado y deja tu carburador como nuevo. Si lo descuidas y dejas que pase el tiempo, tu moto nunca va a ir como debería y andarás con miedo de que se pare o pasen cosas peores al motor.

No os mentiré, hay una segunda opción de hacerla más fiable, pero está reservada a los masters de la mecánica universal. Es algo que el resto de mortales, podemos intentar, pero casi seguro que no conseguiremos. Instalar carburadores nuevos o modificar el que tenemos.

Instalar carburadores nuevos o sistemas de inyección -me siento sucio con solo escribirlo…- es una pena, pero con marcas como MIKUNI se hace. Es una opción mas que válida, pero tendrás que rascarte el bolsillo. Habrá que a comprar el kit, tendrás que adaptarlo y si no eres muy diestro en mecánica, pagar a alguien para que lo ajuste (y que lo consiga).

¿Qué necesito para carburar en casa?

Lo primero que necesitas es el manual de taller, si no lo tienes ya, que sepas que es indispensable. Con el sabrás cual es el régimen de vueltas aceptable para el ralentí, y para el crucero alto o las vueltas a las que irás normalmente en carretera, así como la succión adecuada para esas vueltas.

También aconsejo, sobre todo si eres nuevo en esto de la mecánica, que consigas un ejemplar del Arias Paz (o la biblia del mecánico) es un manual de comprensión fácil. Con el aprenderás cómo funciona cada sistema de tu moto y qué hacer para arreglarlo.

Por último, necesitas un vacuómetro. El vacuómetro es la herramienta que marca la succión de aire que pasa a través de tu carburador y es indispensable para poder ajustar ralentí y mezcla.

Más adelante haremos un post del blog exclusivamente sobre cómo utilizar el vacuómetro para ajustar carburadores, pero por hoy es suficiente literatura.

Que tengáis buena semana y el tiempo os permita sacar las burritas a la calle. 🙂

Artículos Relacionados

Deja tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WordPress Lightbox Plugin