El fin de semana pasado fue el Motorbeach, el primer festival al que asistía Terra Incognita como empresa, y…no es por tirarme flores, pero partimos la pana. Había momentos en que nuestro stand no daba abasto. 

Era la prueba de campo en la que por fin podríamos ver qué tal funcionaban nuestros productos, y recibir feedback de primera mano de nuestros clientes. ¡¡A los que pasaron por nuestro stand y se interesaron por nuestros productos, solo decir que muchas gracias!!

De lo que quiero hablar de verdad es del festival en sí mismo, pros y contras que nos hemos encontrado. Un festival para motoristas, surfistas y personas que se lo quieren pasar bien.

Aunque se centra sobre todo en el motociclismo, el aire surfero es lo que le aporta el estilo cool y desenfadado que necesita el mundillo, por eso nos gusta tanto el Motorbeach.

En el mundo del motociclismo siempre ha habido diferentes “facciones” que muchas veces no han sabido coexistir. El ejemplo más claro lo tenemos en los mods y los rockers en Inglaterra, pero es que  en este festival puedes encontrar todos los estilos pasándoselo cojonudamente y coexistiendo en armonía. La gente viene de buen rollo y eso se traduce en un ambiente de hermandad que mola mucho.

La clave, creo yo, radica en una combinación de factores.

  • Primero, el espíritu mismo del festival, que como dicen sus organizadores, no está atado a ningún sponsor y sigue algo así como el lema de vive y deja vivir. Mientras no fastidies a nadie puedes hacer lo que quieras.
  • Segundo factor es la impresionante localización. Ya dicen que Asturias es un paraíso natural, y en Caravia uno se da cuenta de por qué. Las playas más bonitas de España a un paso de las montañas más espectaculares y además, la costa cantábrica con su orientación Este-Oeste, propicia unas puestas de sol y unos amaneceres espectaculares en el mismo festival.
  • En tercer lugar, tenemos la ambientación y la música. Pudimos comprobar que los organizadores mantienen la estética del festival instando a los stands y las food trucks a contribuir al estilo playero/vintage del mismo, y las motos que pasan al recinto pasan un escrutinio a la puerta. Si lo combinas con Buena música rock durante todo el día y conciertos por la noche, obtienes una atmosfera vibrante que te atrapa, y en la que uno se puede pasar horas y horas admirando los detalles. 

No hay que estar metido en el mundillo para poder disfrutar del festival, la verdad. En el, encontrarás una atmósfera muy cuidada y gente con pasión por las motos y los coches de otra era, todo ello mezclado con buena música y comida excelente. Incluso tienen una zona para los más pequeños por si quieres ir con tu familia.

En cuanto a los contras…realmente no son cosas tan negativas, son cosas que uno debe esperar en un festival que reúne a miles de personas en un espacio reducido. Los días más fuertes es prácticamente imposible aparcar en las proximidades, hay colas largas a la puerta para entrar y la zona de baños (frecuentada por borrachos)…es francamente insuficiente. Pero bueno, yo personalmente creo que merece los más de 30€ que vale la entrada, incluso si solo vas a ir un día a pasear con la familia.

En Terra Incognita ya estamos otra vez a toda máquina y con las pilas bien cargadas después de una experiencia tan gratificante.

Artículos Relacionados

Deja tu Comentario

WordPress Lightbox Plugin