Para todos aquellos que estén pensando en comenzar en el motociclismo, tengo 3 palabras para vosotros: Suzuki Van Van. No os arrepentiréis.

En vista de que los horizontes motociclisticos que ya se abren ante mí. He decidido escribir un pequeño artículo al más puro estilo “au revoir” con el que poder despedirme de mi fiel montura y dar consejos desde la experiencia al que está pensando comprarse una. Si eres nuevo en Terra Incognita, pronto notarás que el que escribe es un enamorado del modelo Van Van 125 de Suzuki. 

Este modelo de moto fue el que de verdad me introdujo en el mundo del motociclismo. Antes ya había hecho mis pinitos con otras burras, pero nada que pueda escribir por aquí sin meterme en problemas. Digamos pues, que la Van Van fue mi primera.

Desde su uso a diario durante 6 años. Pasando por salidas de fin de semana a pueblos cercanos, hasta festivales en el norte de España y rutas en solitario de más de 500km. Si alguien puede dar fe sobre la fiabilidad y la testarudez de esa pequeña-gran moto, ese soy yo.

La he probado entre el tráfico a hora punta, en carreteras comarcales y de montaña, en pistas de barro y piedra, en el lecho arenoso de ríos. Propón un medio, que yo lo he atravesado con mi fiel Van Van y siempre hemos salido airosos.

Mires donde mires en internet, habrá alguien diciendo cosas bonitas sobre ella. “Gusta, apetece y enamora” dicen en el primer artículo que encuentro. Y es así, no encontrarás otra moto de 125 que sea más transparente y fiel al propósito para el que la crearon. Ser una moto cachonda y playera, que se pueda usar por ciudad y sea cómoda de manejar.

Sus escasos 12cv son… pues eso, escasos, sobre todo al salir a la carretera, pero en ciudad es perfecta. El cambio de 6 marchas que tiene, es suficientemente corto al principio como para trepar paredes en el campo, o para separarte del tráfico en un semáforo sin problemas, y con la sexta metida, se puede llanear a unos 95km/h siendo generosos (no a los 100 que pone el manual).

Primera cosa que aprendí. Manejo de la energía.

Es una moto en la que hay que manejar bien la energía. Por encima de 75km/h tendrás problemas en adelantar vehículos más largos que un coche familiar y a 85km/h ni lo pienses. Más vale que planees muy bien tus movimientos con algo de antelación. Si no te gusta tardar demasiado en un adelantamiento, te toca frustrarlo y el motor pierde vueltas, tardarás en ver esos pequeños 12 caballos otra vez.

Precisamente ese manejo de la energía, hace que aprendas muy bien a exprimir el cambio de marchas acorde a tus necesidades. Si además optas por un perfil bajo tumbándote sobre el depósito, la moto gana literalmente 10km/h con esa menor resistencia. (No es aconsejable si hay guardias civiles cerca)

Segunda cosa que aprendí. Aprende a saborear el viaje, y no a esperar alcanzar rápido tu destino.

Si no quieres ir con las gónadas de corbata, las autovías están descartadas. En los escasos momentos en los que he querido atajar por una autovía con la van van, te sientes como ese viejecillo en su cuatrolatas, al que hasta los camiones le afeitan el morro. En esos lugares con buena pendiente y viento a favor, la moto se puede poner a 115km/h. Yo lo hice, pero la dirección se vuelve inestable y una autovía no es sitio para andar haciendo experimentos.

Así que si vas a viajar con ella, céntrate en las carreteras comarcales, donde todo el mundo va a tu misma velocidad. Relájate y disfruta del camino. ¿Qué prisa tienes?

Tercera cosa que aprendí. Ojo a la frenada.

La frenada en esta moto se debe hacer con una combinación de rueda trasera y delantera, ya que si la subestimas y usas solo la rueda trasera, basta muy poca presión en el pedal de freno para bloquear la rueda y que la moto culee. Es por la rueda de tacos y no es algo incontrolable, pero te puedes llevar un susto en una carretera que no esté en óptimas condiciones.

Cuarta cosa que aprendí. Introducción al mantenimiento, la perfecta profesora.

El mantenimiento y uso diario. Es una moto perfecta para iniciarse en el mantenimiento general.. Es tan fiable y  está tan preparada para trabajar en ella, que no vas a tener ningún problema para cambiar aceite, filtro y la cadena cada 3000km. Yo le hice 10000 de los 14000km que tenía a la mía cuando la vendí y aun tenía bien los frenos y las ruedas. En cuanto al consumo, el depósito dura unos 220km siendo generosos, pero es que solo le entran 6Litros. Es realmente un mechero.

Quinta cosa que aprendí. No se debe subestimar a una moto por su cilindrada.

Es una moto realmente especial, es divertida, diferente, es cómoda y te permite salir de la carretera a explorar. Tiene algo que no tienen otras motos de mayor cilindrada, de hecho, marcó tendencia y ahora podréis ver que otras marcas han sacado modelos parecidos con intención de subirse al carro. A las chicas les encanta por su estética y su comodidad. A los moteros les encanta porque les recuerda a motos de otros tiempos. Es una moto tan buscada, que cuando la vendí 6 años después de haberla comprado de segunda mano, aun seguía valiendo lo mismo.

Básicamente es una apuesta segura y la plataforma perfecta para acceder al mundo del motociclismo. Si quieres entrar en el, y quieres usar la moto como puente a mayores cilindradas, la Suzuki Van Van es lo mejor que puedes encontrar por ahí.

Deja tu Comentario

WordPress Lightbox Plugin